sábado, 11 de marzo de 2017

Comentario a las lecturas del II Domingo de Cuaresma. 12 de marzo 2017. ...

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del II Domingo de Cuaresma 12 de marzo 2017...:

 El conjunto de las lecturas de este domingo del ciclo A se puede presentar como explicación de un doble itinerario: el del hombre hacia Dios y el de Dios hacia el hombre. La iniciativa, no obstante, en ambos itinerarios, pertenece a Dios: él es quien llama al hombre -Abrahán (1a lectura) y a nosotros (2a lectura)- con una vocación santa, hacia una bendición misteriosa. Él es, ahora, quien presenta a los hombres a JC, su Hijo, el amado, su predilecto, para que le escuchen y le sigan, y sean así partícipes de su gloria. El salmo es una súplica serena que contempla ambos aspectos del itinerario: el amor de Dios que acompaña al hombre en su itinerario de búsqueda, y la acción de Dios hacia el hombre liberándole de la muerte, fundamento de nuestra esperanza.

Lecturas del II Domingo de Cuaresma . 12 de marzo 2017

 Haz clic en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: II Domingo de Cuaresma Lecturas . 12 de marzo 2017...:


En la primera lectura, del libro del Génesis, el Señor pide a Abrahán que lo deje todo para iniciar una misión enorme: crear el pueblo de Dios. A todos nosotros, alguna vez, Dios también nos pide que demos prioridad al camino que Él nos sugiere y que, así, abandonemos lo superfluo, lo que nada vale para mejor servirle a Él y a los hermanos. Hemos de tenerlo en cuenta.
En el  salmo 32 se agradece a Dios que vele permanente por sus criaturas. Se  expresa, el deseo de amar a Dios por encima de todo y enseña a quienes no le conocen a amarle también.
San Pablo en la  segunda lectura anuncia que Jesús sacó a la luz la vida inmortal por medio del Evangelio. Esa luz y esa vida inmortal nos están presentes la luminosidad de la Transfiguración.
 San Mateo presenta la Transfiguración,. Desde el relato de la escena, plena de luz y de aires de eternidad, hasta la ingenuidad de Pedro que pretende continuar allí para siempre. En esta escena Jesús quiso mostrar a sus discípulos la Gloria, antes de iniciar el camino hacia su muerte redentora.


domingo, 5 de marzo de 2017

Comentario a las lecturas del I Domingo de Cuaresma. 5 de marzo 2017.

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del I Domingo de Cuaresma.5 de marzo 2017...:

¿Cómo vivir entonces esta Cuaresma?
Cierra los ojos y vámonos al desierto. Tenemos 40 días para recorrer los pasos del pueblo de Israel y de Jesús. Recordemos que el desierto es el lugar de los contrastes, donde están todas las tentaciones pero al mismo tiempo la fuerza del Espíritu que apoya a quien se deja acompañar. Aprovechemos este tiempo para evaluar las tentaciones y pecados que envuelven la vida personal y comunitaria, la vida de nuestra comunidad y de nuestro pueblo en general. Es necesario reflexionar y hablar de nuestros problemas, será la única manera de resolverlos.
Después de un buen tiempo de desierto se sale más fuerte y maduro, con mayor conciencia de tomar en nuestras manos el rumbo de nuestra vida y de nuestro pueblo.
De nuestra realidad no podemos obviar la tentación; la más grande del hombre es el no querer conocer y aceptar sus propios límites (1 Lect.). Cristo, a diferencia de Adán, acepta plenamente la condición humana, reconociendo la dependencia de Dios y rechazando el proyecto autónomo (Ev.). Y así Cristo constituye la nueva humanidad, en donde sobreabunda la gracia (2 Lect.).




Comentario a las lecturas del Miércoles de Ceniza. 1 de marzo 2017.

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del Miércoles de Ceniza. 1 de marzo 2017...:

Hoy el Señor nos regala iniciar un tiempo fuerte —como nos dice la Iglesia—, que es el tiempo de Cuaresma. Un tiempo en que tú y yo tenemos que reflexionar mucho sobre nuestra fe, tenemos que prepararnos para la Pascua, para ese gran acontecimiento pascual, y tenemos que reflexionar sobre nuestra vida: cómo la llevamos, personalmente y comunitariamente. Y este tiempo, que es tiempo de reflexión, la Iglesia nos pone como tres pilares que nos desarrolla Jesús en su Evangelio. Y nos lo dice en el Evangelio de Mateo 6,1-6.16-18.
Reconciliación es palabra clave en la liturgia del miércoles de ceniza.
Reconciliación significa cambio "desde otro", por ello, implica la conversión a Dios y desde Dios, a la que llama el profeta Joel en la primera lectura: "Volved al Señor, vuestro Dios". Jesús en el evangelio interioriza las prácticas religiosas y penitenciales del judaísmo: la limosna ha de ser oculta; el ayuno, gozoso; y la oración, humilde. "Y el Padre que ve en lo escondido, te recompensará".

sábado, 4 de marzo de 2017

Nuevo Misal Romano.





El Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid acogió la presentación de la nueve edición del Misal Romano en clave teológico y pastoral a cargo de Narciso Jesús Lorenzo Leal, Doctor en Teología y profesor de Liturgia en el Estudio Teológico Agustiniano.

Cuaresma: tiempo de gracia y conversión: la oración.


La cuaresma es  tiempo es propicio para atender a  tres llamadas de la Palabra: ayunar, compartir los bienes y orar, que responden al mandamiento de amar a Dios con todo el corazón, con toda la mente y con todas las fuerzas. Y ante las tentaciones del afán de poder, de los deseos de tener y de placer, se nos recomiendan los antídotos de orar, dar limosna, y ayunar.
 
La oración es la fuente de toda la vida espiritual cristiana. Caben diversos ejercicios espirituales que ayuden a disponerse para orar, pero que pueden quedarse en la puerta del encuentro teologal y trascendente que caracteriza la oración, si no se da el paso de la relación.

La oración cristiana es la apertura a la relación con el Tú divino, revelado en Jesucristo, es tratar de muchas maneras con Él. La Palabra de Dios, la presencia real en la Eucaristía, la acogida de la Providencia en los acontecimientos, la hospitalidad en el nombre del Señor, la relación interior con quien nos habita son posibles expresiones orantes.

La oración puede ser mental o vocal, ninguna desmerece con tal que se haga, según señala Santa Teresa, con consideración. La meditación de las Sagradas Escrituras, la estancia en silencio ante el sagrario o en medio de la naturaleza, la recitación de salmos u otros textos, la invocación litánica como ejercicio para mantenerse en la presencia de Dios, los actos de amor interiores hacia quien sabemos que nos ama son expresiones orantes de los maestros espirituales y de los santos.

Orar ayuda a trascender la vida y la historia, a colocar todo en el horizonte esperanzador, porque significa una relación explícita con el Dios revelado, que nos ofrece su ayuda, acompañamiento y misericordia.

Añadir leyenda
De orar o no depende la lozanía de la fe, la lectura de todo acontecimiento en clave teologal, porque desde ella se tiene la certeza de que nada sucede al margen de Dios, y Él ve lo más profundo de nuestro ser. Los orantes nos recomiendan saber esperar, hacer justicia con Dios dándole el crédito que merece, y confiar en Él.

La oración es como el agua en la sequía, como la sombra en el bochorno, como la brisa suave en pleno estío; repercute en el modo de interpretar de manera positiva la realidad, aun la más aciaga, pues en la contrariedad se nos ofrece consolidar la fe.

Orar es tratar con Dios dentro de uno mismo, o al hilo de cuanto sucede; es vivir en su presencia, a través de mediaciones recomendadas por los maestros, y por el mismo Jesús: “Tú, cuando quieras orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta, y Dios, que ve lo escondido, te escuchará”. No dudes de la presencia amorosa de Dios. Él no defrauda.