viernes, 21 de julio de 2017

Lecturas del XVI Domingo del Tiempo Ordinario 23 de julio 2017

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Lecturas del XVI Domingo del Tiempo Ordinario 23 d...:



Parabola del trigo y la cizaña.
Los criados le preguntaron: «¿Quieres que vayamos a arrancarla?» Pero él respondió: No, que podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega, y cuando llegue la siega diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero».
Ciudadano del Reino de los cielos es aquel que está dispuesto a comprometerse a vivir de una forma profundamente personal en el mundo y en el momento que le ha tocado en suerte, respetando a todos sin hacer daño a nadie, y lo que es más importante: sin excluir a nadie por malo o perverso que sea.

Comentario a las lecturas del XVI Domingo del Tiempo Ordinario. 23 de julio

Haz clik en el siguiente enlace.
Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del XVI Domingo del Tiem...:

Es posible vivir en este mundo como ciudadano del Reino de los cielos, por mucho mal que haya. El bien y el mal son la cara y la cruz del hombre. El hombre es un ser ambiguo capaz de bondad y de maldad en sí mismo. Su corazón y su mente no siempre funcionan al unísono y le hacen caer en contradicción e incluso en paradoja. (Sabiendo lo que le conviene, hace todo lo contrario). Y además, el hombre es un ser cambiante: el que hoy es trigo mañana puede ser cizaña y al revés; nadie es ángel o demonio del todo y para siempre. El hombre es un ser en evolución, mientras vive es capaz de conversión y de perversión; por eso no hay que subir a los altares ni bajar a los infiernos a nadie mientras viva.
Los criados le preguntaron: «¿Quieres que vayamos a arrancarla?» Pero él respondió: No, que podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega, y cuando llegue la siega diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero».
Ciudadano del Reino de los cielos es aquel que está dispuesto a comprometerse a vivir de una forma profundamente personal en el mundo y en el momento que le ha tocado en suerte, respetando a todos sin hacer daño a nadie, y lo que es más importante: sin excluir a nadie por malo o perverso que sea.

miércoles, 19 de julio de 2017

Lecturas de la Solemnidad de Santiago Apostol 25 de julio 2017

 Haz clik en el siguiente enlace.

Caminar desde Cristo.: Lecturas de la Solemnidad de Santiago Apostol 25 de julio 2017



Si el rey Herodes hizo del apóstol Santiago el primer mártir del cristianismo es porque lo consideraba un predicador destacadísimo de la fe en Cristo. El sumo sacerdote de los judíos, y el Sanedrín en pleno, querían matar a todos los apóstoles. Si el rey mandó decapitar sólo a uno es porque consideraba a este, en aquel momento, el más significativo de todos ellos. Por eso, creo que los españoles tenemos derecho a decir que nuestro apóstol Santiago, patrono de las Españas, fue un gran apóstol y merece todo nuestro respeto y nuestra veneración. El valor de los cristianos se mide por el valor en defender la fe en Cristo con palabras y con hechos. El valor cristiano debe ser siempre un valor humilde y generoso, exigente con uno mismo y comprensivo con los demás.
El apóstol Santiago no puede ser considerado patrón de España por haber reconquistado tierras a golpe de espadas, sino por haber predicado con mucho valor la fe en Cristo a las personas que vivían en esas tierras. El valor del apóstol Santiago fue un valor auténticamente cristiano, que se manifestó en la predicación de la fe en Cristo y en la capacidad para beber todos los cálices amargos que el ejercicio de esta predicación le obligó a beber. Este es el valor del apóstol Santiago, protomártir entre los apóstoles, que hoy queremos nosotros admirar e imitar.

sábado, 15 de julio de 2017

Lecturas del XV Domingo del TiempoOrdinario. 16 de julio.2017.

 Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Lecturas del XV Domingo del Tiempo Ordinario. 16 d...:

"Así será la palabra que sale de mi boca: no volverá a mí vacía..." (Is 55, 11) Así es la palabra de tu boca. Agua que baja del cielo con una potencialidad concreta, con una fuerza determinada, con una
misión que cumplir. Unas veces será agua buena que salva y da vida, otras agua fatídica que condena y mata. Sea lo que fuere tu agua, Señor, tu palabra no se quedará baldía, conseguirá el resultado
propuesto.
Y todo depende de quien recibe la palabra. Porque tú siempre eres el mismo. Tu palabra es siempre una palabra buena, una palabra de amor que intenta iluminar, encender, serenar, consolar, animar. Nosotros somos los responsables del resultado final. Por eso llegaste a decir que en realidad Tú no juzgarías a nadie, sino que tus palabras serán

Comentario a las Lecturas del XV Domingo del TiempoOrdinario. 16 de julio.2017.

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas del XV Domingo del Tiemp...:

 La Palabra de Dios, en sí misma es fecunda y eficaz, está preñada de un mensaje de salvación y liberación. Pero la eficacia de esta palabra, de esta semilla, no depende sólo de la carga salvífica que lleva dentro. La Palabra, la semilla, sólo puede actuar como tal cuando es sembrada en el corazón de las personas. ¿Cómo es sembrada? Pues normalmente a través de la lectura, o de la escucha, o de la
meditación. La Biblia, sobre todo el Nuevo Testamento, algún libro piadoso de formación espiritual, las homilías, las charlas, los retiros, los acontecimientos de la vida, la propia naturaleza, todo puede convertirse para una persona piadosa en Palabra de Dios, en mensaje de salvación. Y, al revés, nada es palabra de salvación para el que se niega a escucharla, o se niega a llevar a la práctica lo que la Palabra de Dios le dice, o la escucha de momento, pero pronto la olvida, o la escucha y trata siempre de entenderla según sus propios intereses personales y no según los intereses de Dios.

domingo, 9 de julio de 2017

Dios nos ama con un amor exclusivo, pero no excluyente

 ¿Como nos ama Dios?.
Dios nos ama con un amor exclusivo, pero no excluyente
Todo lo que podamos decir nunca agotará el misterio de un amor que supera todo cuanto podamos pensar o imaginar, conocer o experimentar, tal como lo describe San Pablo (Efesios 3,18-19). Cuanto más grande es un amor, tanto más personal y exclusivo se manifiesta. Desde pequeños le preguntamos  a los demás “¿A quién quieres más?”, como buscando a tientas un amor que nos prefiera más, que nos quiera de modo original y no se repita con otros. Tenemos sed de un amor profundamente exclusivo. La buena noticia es que fuimos hechos para un amor así, y ese amor existe: el amor de Dios es el más exclusivo de los amores.
Pero ¿qué significa esto?, ¿excluye a otros? No. Sencillamente que cuanto más grande y verdadero es un amor, se hace singular, irrepetible, único e insustituible. Y aunque hablamos análogamente de Dios desde nuestras experiencias del amor humano, porque no podríamos expresarlo de otro modo; no podemos olvidar que Dios nos ha hablado de su amor a través de imágenes profundamente humanas y comprensibles. La imagen bíblica del amor de Dios por cada uno de nosotros siempre ha sido expresada en el más personal e insustituible: el amor de noviazgo y matrimonio, como aparece en el Cantar de los Cantares y en los profetas. Y plenamente ha manifestado su amor en el rostro humano de Jesús, con un amor que lo ha dado todo sin reservarse nada, hasta el escándalo de la cruz.
“El amor esponsal es un amor de deseo y elección. Por ello ¡si es verdad que el hombre desea a Dios, es verdad también, misteriosamente, lo contrario, es decir, que Dios desea al hombre, que quiere y estima su amor, que se alegra por él como se alegra el esposo por la esposa (Is 62,5)!” ¿Nos hemos imaginado alguna vez que somos deseados por Dios? ¡Y es verdad! Como nos ama más a nosotros que nosotros a él, nos desea mucho más de lo que nosotros lo deseamos.
Karl Rahner escribió al respecto: “Cuando el ser que ama es Dios, y cuando este amor divino, don sobrenatural que Dios hace de sí mismo, alcanza la medida absoluta, por encima de todas las supervaloraciones posibles… el amor no podría ser más singular, único en cada caso… Dios ha de amar a cada uno con un amor único, con un amor cuya singularidad es fundamentalmente original”.  Podríamos decir que si tú no existieras, a nadie amaría Dios como te ama a ti.
Dios no se da de modo global “a la humanidad” en general, sino que hace su entrega total y gratuita de sí mismo a cada ser humano en singular. Y continúa Rahner: “El acto por el que Dios se da a sí mismo en herencia a cada hombre singular, es la maravilla que toma cada vez vías nuevas e imprevisibles y que tiene un carácter siempre y constantemente único, el de un amor sobre-personal, de una esencia radical y única que es propia de Dios…, entonces el que es objeto de tal amor es, por el mero hecho de este amor, con toda verdad, un ser absolutamente único. Es pues, muy cierto que Dios ha llamado a cada uno por su nombre”. Ama a cada ser humano al 100%, como si no existiera nadie más a quién amar. ¡Así deberíamos imaginarlo! Y al mismo tiempo, al mirar al prójimo, de solo pensar cuánto le ama Dios, seguro amaríamos mucho más a nuestros hermanos.
Un amor de aceptación
¡Cuántas veces se nos ha dicho que es importante amar a Dios…! Y es verdad. Pero mucho más importante es que Dios nos ama a nosotros. Lo realmente difícil es aceptar -creer- este amor para mí, porque es reconocer que soy aceptado totalmente así como soy y que ese amor por mí no va a cambiar, ni va a desaparecer, ni a retroceder, ni me abandonará.
En esto consiste el amor, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó primero” (1 Jn. 4,10). Este es el cimiento de la fe cristiana y la certeza más profunda del Evangelio.
“En el amor nosotros estamos divididos y esto nos dificulta comprender el amor de Dios. Nosotros o queremos mucho una persona, o lo normal, o muy poco. Si pensamos que Dios es una persona que puede dividir su amor, no estamos pensando en Dios, sino en nosotros mismos. Dios es perfectamente uno y no divide su amor.
Nosotros sentimos amor, pero Dios es amor. Su amor no es una actividad. Es su ser completo. Si al menos captáramos una mínima noción de lo que esto significa, comprenderíamos que Dios no podría dar el 100% de su amor a su Hijo y luego el 70% a nosotros. Si pudiera hacerlo no sería Dios. Cuando leemos los diálogos de santa Catalina de Siena, nos da la impresión de que Dios no tiene nada más que hacer excepto ocupar su tiempo con ella. Y es así. Toda la atención de Dios está en Catalina y en cada uno de nosotros”.
(Tomado de Aleteia.  https://es.aleteia.org/2015/12/25/dios-nos-ama-a-todos-por-igual )

sábado, 8 de julio de 2017

Comentario a las lecturas del XIV domingo del Tiempo Ordinario. 9 de julio 2017.

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las Lecturas del XIV Domingo del Tiem...:

«Cargad con mi yugo, cargad con mi amor. Nada tan pesado como el amor, pero nada tan ligero como el amor, «Amor meus, pondus meum». El amor es el peso de nuestro corazón. Mi amor es mi peso, pero es también mi estímulo, mi alimento, mi gozo, mi fiesta, mi perfume y mi fuerza». Luz, voz, fragancia, alimento y deleite de mi hombre interior» (San AGUSTIN, Confesiones, X,6,8).
Esta es la única carga indispensable. Por eso Jesús, en la despedida de sus discípulos, les habla de guardar su palabra y de vivir en el amor. «El que me ama guardará mi palabra, y vendremos a él y haremos morada en él». Fijaos qué carga, infinita y llevadera a la vez: el que ama carga con Dios. Dios, nuestro único peso y la fuerza para sobrellevar todos los pesos. Dichoso el que va siempre con esta carga divina.

Lecturas del XIV Domingo del Tiempo Ordinario 9 de julio 2017.

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Lecturas del XIV Domingo del Tiempo Ordinario 9 de...:
Jesús acaba de fracasar en una serie de ciudades de Galilea, su patria. Allí ha realizado numerosos milagros, pero no ha hecho brotar la conversión ni la fe. Y a pesar de su fracaso -es preciso observar la paradoja- Jesús prorrumpe en una acción de gracias: «Te doy gracias, Padre, porque estas cosas se las has revelado a la gente sencilla». Sólo la gente sencilla, los que no tienen doblez, los de corazón ancho, los que no tiene ánimo de complicar las cosas, los que ellos mismos no están complicados con las cosas, los abiertos, los limpios de corazón, los pobres, los disponibles, etc., sólo esos acogen el Reino que Jesús anuncia.
Los sencillos son aquellos que interpretan la vida y la historia como un viaje con Dios a lo largo del cual Dios puede ir educándoles. Un tránsito desde lo que son a lo que tienen que ser, con la seguridad de que, pase lo que pase, Dios siempre estará a su favor. Que ocurra lo que ocurra, siempre hacen, porque pueden y deben, una lectura positiva que les ayuda a crecer en santidad.

sábado, 1 de julio de 2017

Comentario a las lecturas del XIII Domingo del Tiempo Ordinario. 2 de julio 2017

Haz clik en el siguiente enlace.

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del XIII Domingo del Tie...:

Jesús nos invita a no vivir  centrados en nosotros mismos. Eso es lo que quiere decir cuando habla de que debemos “perder nuestra vida”. Jesús nos pide que dejemos de mirarnos a la punta de nuestra nariz, a nuestros problemas y abramos la mano al vecino, aunque piense diferente, sea de otra raza, lengua o religión. Nos encontraremos que no es más que una persona, con parecidos problemas a los nuestros, y descubriremos que juntos podemos ser más felices que separados por barreras y armas. Pero hay algo más. Desde nuestra fe, sabemos que ése que tenemos enfrente, por amenazador que parezca, es nuestro hermano. Es Cristo mismo. ¿Le esperaremos con un arma en la mano?

viernes, 30 de junio de 2017

Lecturas del XIII Domingo del Tiempo Ordinario 2 de julio 2017

Caminar desde Cristo.: Lecturas del XIII Domingo del Tiempo Ordinario 2 ...:

 Al ser configurados con Cristo por el Bautismo, la gracia divina, las virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo se asientan en el alma del bautizado, que viene a ser templo del Espíritu Santo y
morada de la Santísima Trinidad... Todas estas realidades maravillosas han de ser un continuo estímulo para nuestra lucha por desarrollar todas esas virtualidades que nos conducen a una completa identificación con Cristo, hasta poder afirmar con san Pablo: "Vivo yo, pero no soy yo, sino que es Cristo quien vive en mí".