viernes, 17 de noviembre de 2017

Comentario de las lecturas del XXXIII Domingo del TO 18 de noviembre 2017

Haz clik en el siguiente enlace.
Caminar desde Cristo.: Comentario de las lecturas del XXXIII Domingo del ...:

 Vamos acercándonos al final del Tiempo Ordinario y con ello a la conclusión del año litúrgico. La semana que viene, con la celebración de Jesucristo, Rey del Universo, se concluye, pues, el ciclo A. El Adviento es la espera del tiempo nuevo y, por tanto, lo anterior se relaciona con el final de los tiempos. O, al menos, con nuestro fin individual. La semana pasada, en la parábola de las doncellas se nos pedía mucha atención a la llegada, siempre inesperada, del Señor. Hoy, con el relato de los talentos se establece una advertencia dirigida a los justos, a los habituales en el trato de Jesús. No tanto a los alejados, a los pecadores.
 La convocatoria por parte del Papa Francisco de la I Jornada Mundial de los Pobres ha sido una generalizada sorpresa que hizo –por ejemplo—adelantar de fecha la tradicional celebración del Día de la Iglesia Diocesana al domingo pasado, el 32 del Tiempo Ordinario. Nos unimos a la convocatoria del Papa Francisco en la I Jornada Mundial de los Pobres bajo el título «No amemos de palabra sino con obras» y nos comprometemos a seguir escuchando el grito de auxilio de los pobres que reclaman nuestra ayuda, tanto en el orden material como espiritual.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Lecturas del XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario 19 de noviembre 2017

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Lecturas del XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario 1...:

 El trabajo, la laboriosidad, la vida en familia siempre fueron muy apreciadas por los escritores del Antiguo Testamento. El ejemplo de mujer hacendosa que nos pone hoy el libro de los Proverbios refleja ese trabajo armónico en el hogar, que era –y es—la base de la vida familiar.
En este salmo 127 recordamos como Dios colma a sus criaturas –a todos los hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares— de bendiciones. Y las primeras de estas bendiciones son, sin duda, las familiares. La familia ha sido ese templo doméstico donde se adora a Dios. Es lo que nosotros hoy
llamamos la Iglesia doméstica. Bella forma, este salmo 127 de orar a Dios desde el seno de la familia.
 San Pablo sigue narrando –como en domingos anteriores— los acontecimientos esperados al final de los tiempos. Y es la Carta a los Tesalonicenses un relato impresionante que gira en torno a la Segunda Venida del Señor. Son lecturas propias de este tiempo final que ya espera el Adviento.
 La parábola que Jesús no explica hoy –nos la narra San Mateo— es  propia de los últimos días del tiempo ordinario. El premio por los resultados de los dones que hemos recibido del señor –por los talentos— forma parte de ese resultado postrero de servicio a los hermanos. Los réditos que el Señor quiere son obras para los hermanos. Jesús como el domingo anterior nos pide que estemos atentos y que trabajemos en paz, que nunca estaremos ociosos esperando acontecimientos.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Comentario de las Lecturas del XXXII Domingo del Tiempo Ordinario. 12 de noviembre 2017

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario de las Lecturas del XXXII Domingo del T...:

Debemos de estar muy atentos a nuestras actitudes, a nuestra vida de cristianos. ¿Hemos pensado alguna vez en la escena de encontrarnos con Jesús, el amado Maestro, y que no nos reconociera? El epílogo del texto evangélico de hoy es estremecedor. Las doncellas llaman desde fuera: "Señor, señor, ábrenos." Pero él responde: "Os lo aseguro: no os conozco". Hay un riesgo grave entre los hombres y mujeres de fe. Y es caer --y tolerar-- el engaño. Dejar de ser cristianos en lo hondo, aunque lo parezcan en la superficie. Muchos de los que acuden a los templos están muy alejados del Espíritu del Señor. Y esconden tras su aparente buena fe y cercanía a Jesús, graves circunstancias que les hacen estar más cerca del "enemigo" que del Maestro. La hipocresía, la soberbia, el pecado, la incapacidad para el arrepentimiento ira produciendo una especie de abandono intimo que matará la semilla del Espíritu. Y todo puede llegar por desidia por abandono.
Los primeros cristianos han querido ver a la Iglesia-esposa en las diez vírgenes, tanto las prudentes como las necias, pues la Iglesia, antes que las bodas se celebren, está compuesta de buenos y pecadores. La parábola es una llamada a nuestra responsabilidad. Precisamente porque sabemos que el Padre nos invita a la gran fiesta, no tenemos que dejarnos perder la "sabiduría radiante" de la que nos habla la primera lectura de hoy. Las cinco jóvenes poco previsoras reciben una dura sentencia condenatoria sin haber hecho nada malo. Ni siquiera maltrataron a los criados, como el mayordomo infiel. Tropezamos aquí con el tema clásico de la omisión y la neutralidad. El teórico "no hacer nada malo" es también una manera de hacer el mal. Algo así como el negar auxilio en carretera. Es no dar de comer al hambriento, es no vestir al desnudo. La neutralidad no existe.
Nos podemos hacer una pregunta que nos sirva de luz para nuestra vida eclesial. ¿Por qué no prestan su aceite las sensatas a las necias?  El aceite y la lámpara encendida significan aquí algo personal e intransferible, que forma parte de la propia identidad, que está o no está en toda la biografía personal. ¿Qué significa tener aceite y tener lámparas encendidas? La liturgia sugiere una cierta identidad entre el aceite de la parábola y la Sabiduría. Quien la tiene, tiene la plenitud de la vida.
La Eucaristía de hoy tiene que ensanchar nuestro corazón y ahondar nuestro gozo de sabernos llamados al gran banquete de bodas: ya estamos en la casa de la novia con las lámparas encendidas, pero aún no ha llegado el novio. Entretanto la Eucaristía tiene que multiplicar y renovar, cada domingo, el aceite de nuestras lámparas, la verdadera sabiduría, que es Jesucristo. Y al mismo tiempo tiene que ser una llamada -que bien necesitamos- a la responsabilidad de nuestra vida cristiana.
Recordemos otra palabra de Jesús: "Que así resplandezca vuestra luz ante los hombres para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre del cielo". (Mt 5,16) Es así como tenemos que esperar al Señor,  encendidas las lámparas de nuestras buenas obras.

Lecturas del XXXII Domingo del Tiempo Ordinario 12 de noviembre 2017

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Lecturas del XXXII Domingo del Tiempo Ordinario 12...:


En la primera lectura  escucharemos  un fragmento del capítulo sexto del Libro de la Sabiduría. Y hay una invitación a la prudencia que hemos de tener muy en cuenta. Por eso, en este mundo donde imperan las prisas, hoy nos invita a detenernos, a descansar, a calmarnos y sobre todo a estar vigilantes. El Evangelio va a hacer lo mismo: ya que Jesús es la encarnación de la sabiduría divina.
 El es uno de los muchos que se utilizaban en la oración individual. Aunque este 62 tiene un especial
registro de búsqueda esforzada de Dios, como almas muy necesitadas de la cercanía del Señor. Todos –hoy y siempre— necesitamos de Dios y podemos invocar al Señor como lo hizo el Rey David cuando estaba –sólo y triste— en el desierto.
En la segunda lectura, sacada de la Carta a los Tesalonicenses, San Pablo va refiriéndose al final de los tiempos. En estos últimos domingos del año litúrgico, el Apóstol nos muestra ese camino de salvación en el que, también, la esperanza y la prudencia son factores importantes.
El evangelio de hoy nos invita a revisar dos características esenciales en la vida de un creyente: la prudencia y la esperanza. Teniendo en cuenta que la manera de actuar de Dios no es nuestra manera y su tiempo no es nuestro tiempo. San Mateo nos presenta ya a un Jesús de Nazaret en la cercanía de la Pasión. Y quiere instruir a sus discípulos en esa línea de prudencia y esperanza. La imagen de las vírgenes necias es muy inquietante, pero hemos de tenerlo en cuenta. La salvación tiene su precio y mucho esfuerzo, aunque la inestimable ayuda de Jesús nos facilite ese camino de manera fundamental.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Huella de la sabiduría y la realidad de Dios.

“Las formas y caracteres individuales de los seres que viven y crecen,
de los seres inanimados, de los animales,
de las flores y de toda la naturaleza,
constituyen su santidad a los ojos de Dios.

Su esencia es su santidad.
Es la huella de la sabiduría
y la realidad de Dios en ellas.
La especial y torpe belleza de ese potro
en este día, en este campo, bajo estas nubes,
es una santidad consagrada a Dios
por su sabiduría creadora,
y proclama la gloria de Dios.

Las pálidas flores del cornejo
que crece fuera de esa ventana son santas.
Las florecillas amarillas que nadie percibe
al borde de aquel camino
son santas que contemplan el rostro de Dios.

Esta hoja tiene su propia textura,
su trama de fibras y su forma santa propia,
y  lo que hace santas a la perca y a la trucha
que se ocultan en los profundos remansos del río
son su belleza y su fuerza.

Los lagos ocultos entre las colinas son santos
y el mar también es un santo que alaba a Dios
sin interrupción
con su majestuosa danza.

La gran montaña, hendida y medio desnuda,
es otro de los santos de Dios.
No hay otro como ella.
Es única en su especie;
no hay nada en el mundo que haya imitado
ni pueda imitar jamás a Dios
de la misma manera.
Esa es su santidad.

Pero ¿y tú? ¿Y yo? "

THOMAS MERTON

sábado, 4 de noviembre de 2017

Comentario a las lecturas del XXXI Domingo del Tiempo Ordinario. 5 de noviembre 2017

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del XXXI Domingo del Tie...:
Hoy las lecturas presentan dos tipos de religiosidad:
* una religiosidad vacía, arrogante, pomposa, formalista, caracterizada por la exterioridad y por un legalismo inútilmente cruel, dominada por hombres ávidos de poder, honores y triunfos,
* una religiosidad de servicio. Jesús contrapone a lo anterior, el cuadro de una
comunidad evangélica, de la que surgen las verdaderas, radicales exigencias de su mensaje; en donde los miembros se reconocen hermanos (advirtamos que el mandato "vosotros, en cambio, no os dejéis llamar "maestro", porque uno solo es vuestro maestro", no viene seguido por la conclusión "y todos vosotros sois discípulos", sino «todos vosotros sois hermanos»); en donde no hay hinchados poseedores de la verdad, sino humildes y apasionados buscadores; en donde hay abundancia de "ministros de la paciencia de Cristo"; en donde los responsables reivindican el colosal privilegio de servir; en donde la grandeza está medida por la... pequeñez; en donde la "carrera" esta determinada por los impulsos de... caridad; en donde quien ejerce la autoridad no oscurece y no tiene la pretensión de sustituir la única presencia del único jefe, sino que la hace visible, casi sensible, con su trasparencia y su capacidad de "desaparecer"; en donde nadie pretende dominar o controlar y manipular a los otros; en donde los únicos títulos válidos son los de la fe y... del "aspirante cristiano".

Lecturas del XXXI Domingo del Tiempo Ordinario 5 de noviembre 2017

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Lecturas del XXXI Domingo del Tiempo Ordinario 5 d...:
 Es muy difícil frenar las ambiciones del hombre. Todos, de una forma u otra, llevamos dentro el deseo innato de ser más, de tener más. Podemos decir que eso es algo bueno, como bueno es todo lo que hay en la condición humana de modo connatural. En el fondo esa continua ambición, ese anhelo
siempre insatisfecho es prueba de que hemos nacido para cosas mayores, para un destino muy alto que sólo en el mismo Dios se realizará. Por eso si la ambición que late dentro de nuestro corazón la encauzamos hacia el bien, si siempre aspiramos a ser mejores, si crecemos más y más en el amor, esos deseos y anhelos, esa continua insatisfacción de nosotros mismos puede llevarnos a metas muy elevadas, a estar siempre jóvenes en la ilusión y en la esperanza, a luchar con espíritu deportivo contra los obstáculos que se interponen en nuestra respuesta a la llamada a la santidad en la vida cotidiana..

Lecturas de la Solemnidad de Todos los Santos. 1 de noviembre 2017

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Lecturas de la Solemnidad de Todos los Santos 1 de...: Solemnidad de Todos los Santos 1 de Noviembre de 2017

La liturgia de esta fiesta está centrada en la santidad.
Hoy damos gracias a Dios por sus santos. Por formar parte de esa inmensa familia que afirmamos en el Credo: Creo en la comunión de los santos. A ellos estamos unidos y ellos son nuestros modelos e intercesores que hoy nos miran felices, radiantes y misericordiosos, con una mirada activa y creativa.
Celebrar esta fiesta es sentirnos fascinados por lo alto. Cuando ascendemos a las montañas vienen a nuestros ojos imágenes de valles y de ríos, de cielos estrellados o de horizontes lejanos. En esta jornada de Todos los Santos no nos conformamos con subir a los cerros. Trepamos más arriba. Elevamos nuestros ojos a esa realidad que ha sido la razón y el motor, el existir y el triunfo definitivo de tantos hombres y mujeres que se dejaron seducir por la beldad de Dios. No se conformaron con lo que encontraban en el suelo, con las propuestas caducas de felicidad, con los atajos traicioneros. Los santos apostaron fuerte: descubrieron que Dios era lo máximo y dieron firme testimonio de El.
Al honrarles hoy, adoramos la santidad de Dios que les ha hecho santos, "la salvación es de nuestro Dios y del Cordero", y nos los da como testigos que nos ayudan en la lucha por la mansedumbre, la humildad, la generosidad, la aceptación de la voluntad de Dios.

Comentario a las lecturas de la Solemnidad de Todos los Santos. 1 de noviembre 2017

 Haz clik en el siguiente enlace:
Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas de la Solemnidad de Todo...:
 La historia del hombre empieza con aquella frase -que es lástima que recordemos poco- del libro del Gn: "Dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza". Y la historia del hombre se dirige
-hemos escuchado hoy en la segunda lectura, de la carta de S.Juan- hacia la plenitud de esta semejanza: "sabemos que seremos semejantes a él (a Dios, nuestro Padre), porque le veremos tal cual es". Entre la semejanza inicial y la semejanza final, transcurre nuestra historia. Una historia que podríamos definir como una propuesta de crecer cada vez más en esta semejanza con el Dios que está en el cielo.

sábado, 28 de octubre de 2017

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del XXX Domingo del Tiem...

 Haz clik en el siguiente enlace:

Caminar desde Cristo.: Comentario a las lecturas del XXX Domingo del Tiem...:

 El amor a Dios es el primer mandamiento de todos. El que se formula bíblicamente como "no tendrás otro dios más que a mí": un mandamiento que sigue siendo el más radical de todos. Contra los ídolos de antes y los de ahora. Contra el peligro de centrarnos en otros
"dioses". Amar a Dios no es sólo el no blasfemar, o el santificar las "fiestas": es poner su plan de vida como prioridad absoluta en nuestros programas y en nuestra mentalidad. Es escuchar su Palabra, encontrarnos con Él en la oración, amar lo que ama Él. Es algo más que temerle o incluso obedecerle: es amarle.